VICTORIA ABRIL A ALMODOVAR: "NO HA MUERTO PERO YO SI PARA EL"

La actriz Victoria Abril triunfa en Francia en teatro y se considera abandonada por el cine español, medio que le dio notoriedad pública internacional.

Abril protagoniza la obra "Paprika" y encarna cada noche a Eva, una mujer independiente que se ve sorprendida por la irrupción en su vida de un hijo al que abandonó al nacer en el Teatro La Madelaine de Pierre Palmade.

"El teatro me ha devuelto el contacto con el público, que me hace feliz. Lo descubrí en los conciertos, que convirtieron mi década maldita, la cuarentena, en la mejor para mí", dice la actriz a la agencia EFE.

"Todo menos en España" dice sobre sus giras en Europa y América Latina, un tanto dolida por su ausencia laboral en España.

Confiesa tambien "no llamar a nadie para tener trabajo" pero "estar abierta a todas las ofertas". "Siempre he trabajado con los directores que quieren trabajar conmigo", contando algunos casos de directores ya fallecidos y en medio mencionó a: "Pedro (Almodóvar) no se ha muerto pero yo sí para él", afirma dolida del creador de trabajos emblemáticos de su carrera como: La ley del deseo (1987), Átame! (1989), Tacones lejanos (1991) y Kika (1993).

"A mí nadie me ha exigido nunca pasar por la alcoba para hacer una película y empiezo a preguntarme por qué", señala la intérprete, que asegura que a medida que ha cumplido años le llaman menos directores y más directoras.

"Hasta los 40 eres un oscuro objeto de deseo. Luego ya los directores no saben qué hacer contigo y las directoras sí", dice Abril, que se muestra dispuesta a trabajar con Woody Allen porque "no está probado lo que se dice de él".