TINELLI LEJOS DEL FUTBOL, DANDO BATALLA EN LA TELE... - EL DESCANSO DEL GUERRERO

Marcelo Tinelli anunció ayer por la tarde su salida del fútbol profesional del Club San Lorenzo, aludiendo su nuevo tiempo laboral donde privilegiará "rearmarse" para su 2018 en televisión.

Si bien continuará con un cargo en el Club y su impronta en el seleccionado de Basquet donde además ha hecho inversiones, su tiempo desde febrero se enfocará en la apertura de una nueva productora y la realización de "Bailando 2018" ya sin la empresa INDALO a sus espaldas.

Son tiempos de reflexión. Tinelli sabe que transitó el año más complejo de su carrera. Sin cobrar un peso y superando las expectativas en el encendido de su programa como foto paradójica del ciclo. El programa más visto y recaudador de la Televisión Abierta con un conductor "Ad Honorem".

Tinelli capeó la tormenta desde el arranque del año donde como en una sangría, el ahora detenido Cristobal López empezó despidiendo su círculo más íntimo de empleados y siguió por un proceso de achicamiento en marzo del año que se va de cerca del 50% de la planta permanente de "Ideas del Sur". Luego hubo de todo, pagos en cuotas, atrasos a las figuras del programa que amagaron con retirarse, cartas documento para cobrar facturas atrasadas, un piquete de taxistas de una reconocida empresa que reclamaba el pago de 400 mil pesos, la amenaza de perder las pantallas escenográficas por falta de pago, ausencia de caja chica para compras elementales y desinversión técnica. Si a esto le sumamos la mudanza inconsulta y abrupta de su histórico estudio y edificio de la calle Olleros al que le sacaron hasta el nombre de Juan Alberto Badía, el año fue por demás traumático.

Tinelli mantuvo la "nave" no sólo a flote, sino "a todo motor" demostrando que, con menor presupuesto y la batería de obstáculos que le interpusieron, su pulso televisivo pudo más y no dejó que los incipientes empresarios de medios Cristobal López y De Souza abatieran su profesionalismo ganado con años de trabajo frente a la cámara.

Por si fuese poco, un tal Ignacio Rosner quien dicjo ser el nuevo dueño (sin papeles ni aprobación judicial ni de AFIP) del Grupo Indalo, prometió lo que no pudo comprobarse y detuvo a las 150 empresas en un páramo gris donde ahora se suma un juez que da un paso al costado por "Acoso Moral" dejando a cerca de 15000 empleados sin destino a corto plazo.

Tinelli se armó de paciencia, se replegó luego del portazo a sus aspiraciones en la AFA y entendió que nada es más fuerte que la "arquitectura interna" que los apasionados arman con su vocación. Ese motor es indestructible y no importa quien se encuentre delante... no importa...

Marcelo piensa en 2018 y este futuro no da espacio a rencores y pasadas de viejas facturas, su brújula esta en la refundación de su historia, en un renacimiento profesional, en intentar mantener a la mayor cantidad de empleados posibles de la productora "Ideas del Sur" que irá en camino de extinción sin su presencia.

Tinelli sabe que porta una marca de éxito y sabe hacerla valer, su público lo sigue, El Trece ya se lo aseguró y concentrar energía es la mejor forma de dirigirla con más potencia hacia sus objetivos.