TENSION BAJO TIERRA: FALTA DE DIALOGO, GOLPES Y DETENIDOS EN EL SUBTE DE LA CIUDAD

La lucha sindical de los denominados "Metrodelegados" ya lleva varios años de conquistas de derechos de los trabajadores del subte y el desconocimiento de las autoridades nacionales, no es nuevo.

Aseguran que la mayoría de los trabajadores están alineados con su agrupación (más del 70%) y que los afiliados a la UTA son tan sólo el 10% de los trabajadores de Metrovias, sin embargo este gremio es el que acordó una paritaria casi cómica con el gobierno.

Ahora bien, la justicia a través de la Corte Suprema desestimó su representación gremial solicitando hace casi 2 meses una "audiencia de cotejo" al Ministerio de Trabajo. Esta "audiencia" nunca se cumplió por burocracia, impericia o negligencia (aseguran los Metrodelegados).

Esta situación habilitó a que la Ciudad cierre paritarias del 13.5% en 3 cuotas para el 2018 con la UTA como UNICOS REPRESENTANTES DEL SECTOR. Eso significa una pérdida confiscatoria de los ingresos en un año donde se estima que la inflación llegará al 25%. El planteo no parece muy descabellado: Sentarse a dialogar la actualización de sus ingresos.

Hace 3 semanas que los empleados de subte reclaman con medidas que no complicaron el servicio público y ante el silencio oficial y la UNICA respuesta que el gobierno de Horacio Rodriguez Larreta ya había concertado las Paritarias con la UTA, los Metrodelegados en Asamblea decidieron un plan de medidas de fuerza comunicadas a la empresa y la ciudad.

Sin embargo, por 1ra vez, la infantería bajó a las vías y según comunicó el delegado Pablo Peralta tiró gases y golpeó a muchos de ellos deteniendo finalmente a 16 trabajadores.

La detención de 16 delegados tensó la situación y luego la policía tiró gases frente a la comisaría de Barracas donde estaban familiares, trabajadores y diputados porteños y nacionales reclamando la liberación.

Ante la marketinera palabra "DIALOGO" elevada cada vez que se puede por los integrantes del gobierno de la ciudad casi como un mantra purificador político, la realidad indica una situación bien distinta. Los metrodelegados quieren convenir su paritaria, la buracracia institucional y la falta de acción del Ministerio de Trabajo que conduce Jorge Triaca se lo impiden y esto generó una lamentable y evitable situación. Pasajeros sin viajar, policías enfrentando trabajadores y delegados gremiales detenidos en una comisaría.

Rodriguez Larreta no salió en ningún momento a hablar y explicar la situación y envió a sus 'alfiles' durante todo el día a argumentar sobre la judicialización de la causa sin más acciones de política activa para destrabar el conflicto. Al avanzar la tarde, ya salió a escena el vicejefe de gobierno porteño a repetir los mismos argumentos.