SUSANA: "EL EXITO EN LA TELE ES ARRIESGADO, ES UNA TOMBOLA"

Susana Giménez dio una nota en La Nación contando los detalles del estreno de "Sugar", el musical que produce en Calle Corrientes y estrena el próximo viernes.

"-¿Te genera mucha ansiedad?

-¡Sí! Me quiero quedar, pero Gustavo no me deja. Vi los ensayos coreográficos y me encantó. Griselda es una bailarina magnífica. Yo no sabía. La tenía como una actriz bárbara, pero baila brutal. Así que están dadas las condiciones como para que la gente pueda ver un musical grosso. Volvimos a lo de antes, a los musicales que yo hacía. Te emociona cuando escuchás la obertura con la orquesta. Va a ser un bombazo.

-¿Le faltaba algo así a la calle Corrientes? ¡Por fin una marquesina digna!

-Bueno, la verdad que sí. Hacía mucho que no se hacía un musical de este estilo por los costos y por razones obvias. Es que nadie quiere poner tanta guita. De todos modos, va a ser una temporada fuerte. Hay títulos buenísimos.

-En su momento vos hiciste esta obra sólo por amor, por Ricardo, para que se luzca...

-(Ríe) Sí... Me pareció que él iba a estar con un personaje brutal. ¿Viste lo que era? Salía a escena y la gente moría. Era muy gracioso. Ahora está muy serio, no podría hacerlo. Viste que filma todo el tiempo.

-¿Cómo aparece la idea de reflotar Sugar?

-A Gustavo (Yankelevich) se le ocurrió. Yo le dije: "No me gusta que hagan lo que yo hice... me pongo celosa". Me respondió: "No, no seas tonta, lo vamos a producir los dos". Y me pareció bien. Me encanta el elenco, es diferente. Griselda es un sol de chica, una intérprete bárbara. Eso es lo importante. Yo hice muchos musicales sin cantar muy bien (ríe)... pero igual siempre salían bien. Ensayaba hasta caerme muerta.

-¿Éste es el comienzo de una nueva Susana productora?

-No sé... Muchas veces lo pensé, pero no sabía qué hacer. De la mano de Gustavo me animo. Tiene un olfato especial. Todo lo que elige funciona. Por ahí sí, pero es que tengo mucho trabajo y no sé si me puedo ocupar. Entre la tele, la revista, las fotos...

-¿Cuándo volvés a la tele?

-En junio.

-¿Ya estuviste reunida con las nuevas autoridades de Telefé?

-Sí, en New York. Fue maravilloso. La verdad que me recibieron impresionante. Me emocioné. Había un cartel gigantesco en Times Square que decía: "Bienvenida, Susana", con mi foto. Yo no podía creer cuando iba por Broadway en el auto y veía el cartel. Adentro, en el edificio de Viacom, en todas las paredes pasaban los programas míos. Era una locura, te lo juro. En uno estaba yo con Chayanne, en otro con Juanes, con Ricardo... Todos los programas que había hecho. Tuvimos un almuerzo, hablamos un poco de bueyes perdidos, me contaron todas las cosas que se pueden hacer y me dieron la bienvenida a la compañía. Ellos son muy poderosos. Ahora quieren unir Paramount Pictures con CBS para hacer series. Viste que ahora las series matan. Fueron muy cariñosos y tiernos, por eso no estuve muy nerviosa. El de acá, de América del Sur, se llama Pierluigi Gazzolo, que es un amoroso. Era fan mío desde siempre, sabe todo lo que hice, toda mi vida. Yo no lo podía creer. Es muy cariñoso y me hizo conocer al capo máximo, que es un divino también.

-¿Qué opinás del nuevo gerente de programación, Darío Turovelzky?

-Estaba con nosotros antes. Sabe mucho porque trabajó con Gustavo y Tomás (Yankelevich). Entró en mi producción cuando tenía 17 años. Estaba nerviosísimo. Habla idiomas y tiene un inglés y portugués perfecto, además de buena cultura. Por eso siempre lo tuvimos en muy buena consideración. Tiene una educacíon fabulosa.

-Le tenés fe entonces.

-Espero que sí. Yo tengo fe, pero vos viste cómo es esto. Por ahí hacés algo increíble, te comprás una novela en cuatro millones de dólares y no anda. El éxito en la tele es arriesgado, es una tómbola. Y otras veces pensás que algo es una porquería y la gente muere. Nosotros vamos a empezar a laburar el martes. Tenemos la primera reunión con todos los nuevos formatos que me van a mostrar.

-¿Qué tenés ganas de hacer?

-Yo quiero hacer siempre el mismo programa porque es humor, entrevista y juego. No se puede cambiar mucho. Lo que cambia es el juego y las entrevistas. A lo mejor, como el canal es norteamericano puede venir más gente invitada que antes no se podía por los presupuestos. Tengo fe, pero igual la tele siempre me pone nerviosa. El teatro también.

-¿No te dan ganas de volver a actuar?

-Más o menos. Fue muy duro hacer Piel de Judas. Todos los días y dos funciones los sábados. Casi me muero. Estaba anémica y no lo sabía, me sentía mal y cansada. Pero fui a Fundaleu, me llenaron de hierro y me subieron los glóbulos rojos otra vez. Soy muy vital, pero es duro. Este año no creo que actúe y el próximo tampoco. Cumplo 30 años en el aire, que es una locura, así que quiero que sea una temporada especial recordando cosas, que a la gente le gusta. Muchos crecieron conmigo."

Fuente: La Nación