"SORDERA" POLITICA Y SINDICAL ANTE UN GRITO OBRERO - FUERA DEL SHOW

La marcha de la CGT, las dos CTA, ATE, partidos de izquierda, el PJ junto con el FPV y hasta los intendentes del conurbano mostró una contundencia pocas veces vista con más de 400 mil personas convocadas en el centro porteño.

Los sindicalistas de la central obrera acusaban al gobierno de "Sordera" al no querer escuchar el grito de la calle y sin embargo tropezaron con el mismo obstáculo, creerse por sobre las necesidades de las bases e intentar manejar los tiempos políticos a su antojo. En los 3 discursos de la tríada directiva no se escuchaba ningún anuncio de paro general mientras los asistentes gritaban "pone la fecha la puta que te parió". Finalmente y con un fallido notable de Daer que dijo "El paro será antes de fin de año, perdón, antes de fin de mes" e hizo estallar la bronca.

Es la primera marcha en años donde los oradores de una marcha obrera se van silbados, abucheados y hasta empujados. La necesidad de una población obrera de metalúrgicos, textiles, trabajadores de la alimentación, y demás gremios que llegaron de 10 provincias no esperaban un sapo tan importante como un coqueteo con el gobierno de Macri para ver si aflojaban algún item mientras tienen más de 14 meses de luna de miel de la CGT.

La marcha, más allá de los mínimos incidentes finales que intentan amplificar para desvirtuar su potencia nacional, nos muestran un cambio en varios sentidos. La paciencia ante las políticas de ajuste del gobierno nacional se terminó en las bases y que también estas no delegan mansamente los tiempos de reclamo ante una nueva conducción que tiene poco de unificada y cuyos líderes se alejaron de la conducción de Hugo Moyano ya dedicado como empresario al fútbol.