ROTTEMBERG: "MEJORAR EL NIVEL ECONOMICO Y DE ANGUSTIA DE LA POBLACION"

En mayo de 2018 hubo una caída del 16,2 % en la venta de entradas de teatro comercial, si se lo compara con el mismo periodo de 2017, según estadísticas de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET).

El empresario teatral Carlos Rottemberg publicó en Twitter una carta con el objetivo de hacer un análisis sobre la actual crisis que está teniendo el sector. Además, explica los esfuerzos que están realizando para revertir esta dura situación.

"La caída de espectadores de 2016 sobre el 2015 no la pudo recuperar en 2017 una de las carteleras más brillantes y de nombres propios que la Av. Corrientes recuerde. Con ese dato, no hay dudas que el número total en la ciudad de Buenos Aires a diciembre de este año 2018 será en baja contra el último. Cada día cuesta más desempolvar los cartelitos de 'No hay más localidades'. Así y todo es maravilloso el empeño, pasión y convicción del colectivo teatral", señala el productor.

Además de la caída de entradas en mayo pasado, Rottemberg explica que hay otros factores que se suman a la coyuntura económica de la Argentina que impacta sobre la clase media, la principal clientela teatral. "El Mundial de fútbol podrá ser ahora otra razón, pero la curva ya marcaba preocupación en el ambiente teatral desde hacía varias semanas atrás -reflexiona-. También es cierto que hay una baja habitual por los primeros fríos que se conoce como 'la cuesta de junio', pero el clima social general y el achicamiento presupuestario familiar atenta antes que eso contra esta actividad".

Para enfrentar esta crisis, explica que AADET (que este año cumple 100 años de su creación) firmó un convenio con la Televisión Pública para la difusión de spots que promueven el teatro. En la campaña, dirigida por Juan José Campanella, participan figuras muy conocidas, como Adrián Suar, Eleonora Wexler, Martín Bossi, Mercedes Morán, Carmen Barbieri, entre otros.

Sobre el precio de las localidades, Rottemberg aclara: "hoy todo es caro, comenzando por la canasta básica familiar" y realiza comparaciones sobre cómo fueron variando los precios con el paso de los años, si se los compara con otros gastos.

"Una platea máxima de $700 se relativiza contra una entrada al cine, también del precio más alto, a $250. Históricamente con una entrada de teatro de comedia no musical se compraban cinco entradas de cine -asegura el productor. Así con todo: en 1995 una platea en sábados para ver Brujas o Pinti (éxitos de entonces) costaba $30, mientras un diario costaba $1 como precio de tapa. El último sábado costaba $45 el mismo diario: o sea que en lugar de 30 ejemplares, ahora solo se compra la mitad con el valor actual de la entrada para ver éxitos como Toc Toc o ¿Qué hacemos con Walter?".

Por último, más allá de la crisis que atraviesa el sector, Rottemberg puntualiza en la necesidad de "políticas gubernamentales que hagan centro y blanco en las personas". Y remarca que "mejorar el nivel económico y de angustia de la población debería anteponerse a cualquier otra prioridad".