RADIO AMERICA: ¿RADIO VENDIDA Y EMPLEADOS DESCARTADOS?

"Hoy no vino ninguna autoridad del ENACOM ni ningun oficial de Justicia. Entonces decidimos que Radio America descanse hasta que se haga cargo el nuevo adjudicatario CON TODO EL PERSONAL." comenzó escribiendo el locutor nacional Luis Cervantes, empleado histórico de la emisora sobre la agónica situación de una de las radios AM más antigüas del país que fue vaciada y abandonada por el Grupo 23.

"Nosotros, los trabajadores, pagamos las cuentas de electricidad, agua, enlaces con la planta transmisora, los telefonos e internet. Ademas, durante todo el año nos ocupamos de hacer la limpieza de los equipos, las oficinas, los baños, etc., siempre con dinero nuestro. Ahora que hubo un llamado a licitación, que el Estado y el Gobierno se ocupen del paciente. En tanto los trabajadores seguimos entrenándonos para la dura lucha legal que no tardara en desatarse. No dejaremos de pelear ninguna batalla hasta lograr el triunfo total. Por ahora la radio sigue con respirador mecanico, no la dejamos hablar para que no se agite y recupere fuerzas, pero tampoco permitiremos que muera." finalizó uno de los integrantes de la comisión que desde hace exactamente un año se ocupan de la radio abandonada, sin sueldo, sin cobertura mínima y a fuerza de colectas de mantener la radio encendida y con programación de segmentos en vivo.

Radio América fue una de las empresas abandonadas por el Grupo 23 que supuestamente adquirida, nunca oficializado por el anterior AFSCA, por el Sr Martinez Rojas jamás se ocuparon de la situación laboral, legal ni salarial de los empleados. Muchos continuaron con la quijotada de continuar con la emisora sin ninguna asistencia. En medio de esto, fueron golpeados por grupos de tareas que la policía nunca detuvo, intentaron desalojarlos, los calumniaron, los llamaron okupas y ellos siguieron manteniendo en alto el valor de la palabra radial y su profesión. Pidieron 14 audiencias con el Ministro de Trabajo, Jorge Triaca (cuya función es ocuparse de esto y declarar conciliación o llamar al presunto dueño para que aclare la situación legal y salarial), NO fueron recibidos en ningún momento hasta que por la difusión pública sólo recibieron el mensaje de que las autoridades de Trabajo de la Nación NO se ocuparían de esto para no recibir luego reclamos similares de otros sectores, olvidando la ley que protege especialmente a las emisoras AM por sobre las demás actividades.