"NI UNA MENOS": NI UN PASO ATRAS... - OPINION

Hace 5 años ocurrió una revolución que llegó para quedarse y avanzar en los derechos diezmados y en el disciplinamiento histórico de la mujer en la sociedad y hasta su tolerado homicidio detrás del silencio colectivo que empujaba dentro de las casas y llamaba "crimen pasional" al más terrible delito como la destrucción de la vida de su vida.

"Actrices, políticas, artistas, empresarias, referentes sociales ... mujeres, todas, bah.. no vamos a levantar la voz? NOS ESTÁN MATANDO" publicó la colega Marcela Ojeda ante el Femicidio de Chiara Paez y despertó olas de conciencia, huracanes de emociones y la pulsión por salir a la calle a gritar con voz en alto o en silencio. "BASTA" era el común denominador de una marcha donde organizaciones, sociedad civil, y ciudadanos que asistieron con su tragedia acallada en su mirada y el deseo de justicia en su corazón.

La clase política no confiaba en la contundencia de la movilización y hasta 8 días antes no se sumaron, una vez más estaban atrás de la sociedad que dirigían. El miedo a manifestarse contra el machismo por la posibilidad de perder parte del electorado podía más que una realidad que empujaba a terminar con "las violencias contra las mujeres". Las encuestas políticas empezaron a tomar temperatura días antes de la convocatoria y comenzaron a aparecer, sin solución de continuidad, un conjunto de funcionarios portando el cartel "Ni Una Menos".

La Marcha "Ni Una Menos" fue un huracán imparable de Amor y Conciencia. Las víctimas colaterales de femicidios ya no estaban solas ni eran empujadas por los tribunales a la calle con condenas menores para los que mataban a sus parejas o ex parejas. Todas y Todos Juntos concentrando en la Plaza Congreso que literalmente no tenía ni un centímetro de espacio. Calles transversales a la Plaza inundadas de almas, hombro a hombro, caminando mínimos pasos cuando la "marea" empujaba hacia adelante.

Levantar el cartel con la imágen de las familiares o amigas asesinadas arrancaba la arbitraria "vergüenza" implantada a las reales víctimas de un genocidio avalado por la cultura y el silencio social. "Vergüenza" porque las familias atravesadas por los femicidios eran obligadas socialmente a callar y sentir que algo incorrecto les había pasado y que era "culpa" de ellos... Como una peste sin lógica que arrastraba, luego de un crimen, a quienes no podían pararse del dolor... Si, la sociedad sostiene brutales injusticias en su supuesta normalidad.

"Ni Una Menos" nos hizo sentir por primera vez en "Aldea", en Comunidad. Lo que el Poder Judicial negaba, lo restituía la mirada del otro, el abrazo, los carteles, los llantos llenos de vida interrumpida y de lucha por venir. Sabíamos que detrás de las lúcidas Mujeres que convocaron al Congreso y rompieron el velo del "deber ser" empezaba una lucha "para siempre".

Antes de "Ni Una Menos" hablar de derechos de las mujeres y Femicidios era vedado en los medios de comunicación social, había que romper el tabú de muchos productores que consideraban desde su prejuicio al tema "pianta rating" o en algunos casos había una bajada editorial para que no se tocara el tema. Por la contundencia de la Marcha, el tema se instaló en los programas, diarios y portales, y "Ni Una Menos" atravesó fronteras y se replicó en España y Polonia, por solo tomar algunos países.

Muchos puntos de los enunciados en el acto de ese 3 de Junio siguen siendo una deuda del sistema político para terminar con esta Pandemia.

En el último año fueron asesinadas 300 mujeres y cientos de hijos quedaron sin sus madres con una ley (Brisa) que les otorga una asignación económica de difícil acceso gracias a la burocracia existente.

Por primera vez en la historia se creó un Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad que, personalmente pienso, nació de ese Grito de hace 5 años. Queda mucho por hacer, mucho... Desde la Educación en todos sus niveles, los medios de comunicación, el cumplimiento de los cursos de Perspectiva de Género en todos los poderes del estado (Ley Micaela), la asistencia multidisciplinaria de una mujer violentada (legal, económica, psicológica, etc). Hay mucho por reparar porque hay mucho detruído a través de siglos en nuestra sociedad.

Hoy podemos decir: "Todo comenzó un 3 de Junio del 2015 en Argentina". Y eso no es poco... Y no es todo.

Luis Bremer