MORIA DEBUTO EN "LA REVISTA DE BS. AS." - ANOCHE

Anoche Moria debutó a sala llena en "La revista de Buenos Aires" en el Teatro Broadway en lo que se presume será uno de los éxitos de la cartelera porteña.

Fue presentada con un efecto al estilo teatro negro de Praga donde muchas bocas sostenidas en lo oscuro hacían un repaso de sus frases célebres que titulan la prensa de espectáculos cotidiana.

Luego siguió su segmento con un repaso de su carrera enmarcado en un extenso monólogo cómico, alternado por coreografías cortas, en donde recorrió desde Rita Turdero hasta "Brujas".

También tuvo su paso de comedia junto a Miguel Angel Rodriguez, Gisela Bernal y Sabrina Artaza. El planteo del sketch se realiza en un dormitorio con una inmensa cama donde un matrimonio swinger espera a una nueva pareja por conocer.

La revista se renovó, cambió su estructura de número musicales y cómicos. María Ritó tiene su primera coreografía al comienzo del espectáculo ganando potencia y llegada al público.

Además estrenó su nuevo cuadro en la estructura diseñada por Reina Reech (mezcla de figuras geométricas: cuadrado, triángulo y círculo) donde queda finalmente desnuda. Este espacio complejo plantea una investigación sobre los movimientos y el diseño del artefacto. El resultado es paradigmático: sorprende por la novedad aunque por momentos no es armonioso y simula una sucesión de poses en continuidad que resuelve Ritó con su erotismo en el streap total.

Valeria Archimó tuvo un percance al desprendérsele la parte superior de su vestuario quedando en pechos en el arranque de su segunda intervención. Magistralmente siguió bailando con todo profesionalismo y sin inmutarse: el resultado fue un aplauso que hizo estallar la sala.

Chiqui Abecasis sumó una nueva rutina de chistes sobre las mujeres y su relación con las mascotas. Como siempre hiperefectivo y gana complicidad con un público que conquista desde el primer minuto.

Raúl Lavié también incorporó un tema musical dentro de sus apariciones en el espectáculo y su éxito más aplaudido es "Balada para un loco" que interpreta de manera única.

La entrada de Moria en "La revista de Buenos Aires" renovó energías, movió estanterías que se creían instaladas y modificó el espectáculo para mejor. Moria se mueve en el escenario como si fuese el living de su casa: lo conoce, sabe lo que el público desea y reconoce los códigos del género que son ya su lenguaje de vida.

La única "Bruja" presente fue Nora Cárpena, pese a que mencionó a las otras desde el escenario (seguramente le habrán asegurado que asistían) pero nadie respondió.

En el saludo final, Moria descendió desde una plataforma superior y se ubicó con un diseño de vanguardia en el centro del escenario, a un costado Raúl Lavié con María Ritó. Las piezas se reacomodan en la revista y esta nueva etapa comenzó a pura energía.