MIRTHA CUMPLE 92: ARTIFICE, DUEÑA Y SEÑORA DE SU EXITO

Su mirada se iluminó cuando participó de los Carnavales de Avenida de Mayo, cambiando paradójicamente su fecha de nacimiento sumándose edad (requisito necesario dada su corta edad). La mirada del público la buscaba y ella buscaba a su público.... Tal vez allí entendió su destino como figura referencial de nuestro país.

De allí en más, esa joven nacida en Villa Cañás comenzó su derrotero de éxito transitando distintos espacios y adaptándose a las distintas dinámicas marcadas por las modas y los tiempos, manteniendo su estilo.

Desde aquella participación como 'bolo' con Nini Marshall en "Hay que educar a Nini" hasta sus grandes films de la época de oro del Cine Argentino como "A Puertas Cerradas" y "Bajo un mismo rostro". Desde sus primeras participaciones en Radio Splendid junto a su hermana Goldie hasta su "Carola y Carolina" donde incursionó en la ficción televisiva en Canal Trece y tiempo después sus almuerzos que atravesaron 50 años de la televisión.

Mirtha hoy es una leyenda vigente del medio con su estilo irreverente, frontal y siguiendo el pulso televisivo actual que precisa marcar el título del día en cada programa. Sabe despertar polémica y sus opiniones se inscriben en la agenda periodística de la semana.

Vivió la ampliación de la Calle Corrientes (antes angosta), la creación de la TV como medio comercial de comunicación y luego su paso del "blanco y negro" al color y trascendió la irrupción del cable y las plantillas digitales con nuevas opciones y contenidos.

También transitó, al ritmo de la historia, el desvanecimiento del sistema de estrellas en el cine nacional donde las grandes limusinas se abrían paso para los estrenos cinematográficos a lo disruptivo y minimalista de la actualidad en la tele donde ella personalmente levanta el teléfono para cerrar algunos invitados a su mesa.

Comprendió en su mesa, el pulso político del país y la opinión pública y sabe como pocas arbitrar distintas charlas marcando siempre su punto de vista y la línea ideológica que la define, con las cartas sobre la mesa y sin jugar a la falsa objetividad tan habitual en el medio.

Mirtha cumple 92 y está en el aire con uno de los programas de mayor encendido de su franja. Derrumba mitos sobre la vida de los 'adultos mayores' y batalla con vitalidad cada programa como si fuese el primero o el último con profesionalismo intachable. Ella es artífice de su éxito, Dueña y Señora de su lugar en el medio y de su palabra resonante, se coincida o no con ella.