MACRI-TINELLI: EL PEOR MOMENTO DE SU RELACION - DETALLES

Al conocerse el récord inflacionario que transita la Argentina y el desplome del poder adquisitivo de la población, el conductor de "Showmatch" se limitó a escribir "Ufff" adjuntando la noticia de un portal.

En las últimas semanas, Marcelo Tinelli se mostró con gobernadores peronistas, con el precandidato Sergio Massa y se reunió con el armador político de Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández. El motivo de los encuentros y reuniones primero se orientaron a un posible futuro político partidario del conductor de "Showmatch".

"Es un político en campaña sin candidatura" calificaba su entorno al perfil que había adoptado el productor televisivo que coqueteaba con una posibilidad electoral en este año. Sin embargo, en las últimas horas hubo un cambio de dirección: "Empezó la tele, no habrá más reuniones con ningún referente político" señalaban sobre Tinelli, mientras versiones indicaban una reunión secreta con la ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner que finalmente no ocurrió.

Tinelli 'lee' este momento social, más que político, y encuentra en el fastidio del más del 70% de la sociedad argentina su espejo de referencia, son sus espectadores... Aquellos que poco tiempo atrás llegaban mínimamente a fin de mes y hoy no alcanzan a cubrir los gastos del día 10. Esa franja poblacional de clase media y trabajadora que durante 30 años lo acompañó, pasa uno de sus momentos cruciales donde seguramente sonreir será todo un desafío más allá de los artificios televisivos que saque de la manga como cada año. Mostrarse sensible a ello lo acercará a su público y el lo sabe.

Atrás quedaron las reuniones en Olivos a la luz de los fotógrafos en 2016 y las cenas de los miércoles del año pasado donde Juliana Awada oficiaba de anfitriona de tertulias junto a Adolfito Cambiasso, María Vazquez, Mariana Fabbiani y su marido el productor Mariano Chihade y en algunos casos participaba Mirtha Legrand y Susana Giménez.

El desdén político de quienes votaron y los que nunca lo harían a Macri se unifica en la misma sensación: la incertidumbre. Inflación sin techo, Economía sin rumbo y nuevamente la asfixia con los magros ingresos en un gobierno que redujo a la mitad los salarios (en valores de dólares) y dolarizó los alimentos y los servicios públicos atentando con la calidad de vida de las familias del país.

Tinelli no se reúne más con Vidal (con quien igual mantiene un vínculo amigable), sólo se reúne con Horacio Rodriguez Larreta (amigo personal) y no tiene ningún contacto con Mauricio Macri desde enero 2019.

Enfocado en un año homenaje en la televisión, prepara su "Gran Cuñado" donde con humor bajará su línea editorial sobre el dramático y especial momento que vive el país, viajará a las provincias (una de las primeras será Santiago del Estero donde se mostrará con el gobernador) y dará un mensaje de unidad en medio de un clima crispado donde la economía atraviesa a toda la población: desde empresas (quebradas o con mínima producción), las Pymes (comercios en agonía) y ni que hablar el trabajador medio que posiblemente tenga su única alternativa de entretenimiento en la pantalla chica en la que Tinelli es "amo y señor" hace 3 décadas.