LUCIA GALAN A ANDREA DEL BOCA: "A MI HIJA NO LA HUBIERA DEJADO HABLAR PUBLICAMENTE"

"Lo vi dos veces en mi vida (a Biasotti) pero considero que es un tema muy delicado. Yo, personalmente, lo hubiera tratado puertas para adentro de mi casa y por eso prefiero no opinar", dijo en diálogo con el programa Hay que ver (El Nueve).

"Es un tema de familia y cada uno maneja su casa y la salud mental de sus hijos como quiere y como puede", agregó. Y sostuvo que "no por ser personajes públicos, todo tiene que ser público". "A mi hija no la hubiera dejado hablar públicamente", aseguró la integrante de Pimpinela.

En respuesta, el cuñado de Del Boca manifestó: "En un programa de TV te preguntaron por mi sobrina, Anna, y respondiste: 'Yo personalmente lo hubiera tratado de puertas para adentro de mi casa'. COINCIDO. Coincido totalmente, Lucía. Y no sólo yo. Toda la familia coincide con vos", arrancó el guionista. Y siguió: "Desde el año 2004, este tema, este maldito tema, se trató de puertas para adentro. Sólo se ventiló ante una persona: el juez de menores que manejaba la causa de Anna. Ese juez acumuló pruebas suficientes para dictar, en 2009, la prohibición de las visitas. El progenitor de Anna jamás pudo volver a visitarla y, mucho menos, llevársela a su casa. Hay una pregunta que se cae de madura: ¿Qué descubrió el juez para prohibirle a un padre las visitas a su hija menor? ¿Qué pasó?".

"Te juro, Lucía, que este tema jamás trascendió porque, como vos decís, lo mejor es tratarlo de las puertas para adentro. Pero vos sos mamá, Lucía, y podés abrir o cerrar la puerta a tu antojo mientras tu hija es una nena. Pero Anna ya es una mujer. Y tiene vuelo propio", explicó el cuñado de Del Boca.

Luego, además de recordar cuando Anna se grabó con su celular y le dedicó un monólogo a Biasotti, Torres dijo: "Vos decis que el papá de tu hija siempre le habló bien de vos y vos de él. El papá de Anna siempre le decía que su mamá era una 'puta'. Así se crió".

Defendiendo nuevamente a Andrea y a Anna, remarcó: "Nadie habló por Anna. Es ella la que habló. Es ella la que piensa lo que piensa y siente lo que siente. Es ella la dueña de recuerdos que no quiere tener, situaciones espantosas que la marcaron para toda la vida. Afortunadamente está sanando. Pero sigue siendo ella la que despierta cada día con su mochila llena de futuro pero también con un gusto amargo en la boca, producto de pesadillas que todavía se repiten".