LA VEDETTE POLICIA QUE QUIERE VOLVER AL ESCENARIO

Romina Arias se convirtió en policía y llegó a ser suboficial pero ahora a los 37 años y después de ser madre de tres años llegó a ser parte de la revista que encabeza Carmen Barbieri como vedette.

Sin embargo en las últimas horas se desataron versiones que hablaban de un despido de la compañía para que pudiera mantener su puesto en la fuerza. Según pudo saber este portal, la vedette está teniendo unos días de licencia para resolver su situación laboral con la Policía Bonaerense adonde se desempeña en lo otros meses del año.

Según trascendió, las autoridades la desafectaron de la fuerza por incompatibilidad entre la función pública y la nueva carrera que emprendió esta suboficial marplatense. Sin embargo, Romina quiere mantener el lugar que tanto le costó y considera que esta búsqueda profesional artística no choca con su trabajo en la policía.