"LA DOLCE VITA" 50 AÑOS DESPUES

La modelo y actriz sueca Anita Ekberg conmemoró los 50 años de la película de Federico Fellini, La dolce vita (1960) y su famoso baño en la Fontana di Trevi de Roma, convertido en uno de los lugares más emblemáticos de la capital italiana.

Anita de 78 años se subió ayer a un crucero italiano para viajar a la capital sueca y celebrar con los fotógrafos esa escena multi parodiada en la que su personaje de Sylvia, una actriz norteamericana, es perseguida y fotografiada durante su paseo por Roma por Marcello, un reportero de sociales, interpretado por Marcello Mastroianni.

Durante el rodaje de esa película, Anita ex miss Suecia en 1951, era vista como un verdadero objeto sexual; la razón era simple: poseía una cadera envidiable y tenía senos generosos que la hacían mujer exhuberante.

Ella tenía 29 años cuando el cineasta italiano Federico Fellini la vio por primera vez en un periódico, según relató el escritor Charlotte Chandler en la biografía oficial del cineasta, "Yo Fellini".

“La primera vez que vi una fotografía de Anita Ekberg, fue como ver cobrar vida a uno de mis dibujos. No sabía a quién debía confiar el papel de Sylvia, pero cuando vi la foto de Anitona (Ekberg) era la imagen misma de la mujer que yo necesitaba, fue como un presagio. Supe en ese momento que tenía que contratarla para la película”, explicó el director en el libro.

Después de esa película Anita tomó fuerza y en esos años no hubo una mujer que se luciera más con su rubia cabellera y su voluptuosidad. De hecho, transformó su vida y dejó Estocolmo para mudarse a Roma, ciudad donde radica actualmente.

“Creía que todos los hombres querían irse a la cama con ella, sólo porque era cierto”, dijo Federico Fellini en su biografía.

El tiempo pasa

Por esos años, a finales de los 50, esa explosiva rubia sueca acababa de llegar a Roma y en todo momento robaba miradas. Hoy en día Anita ha perdido ese brillo, el ciclo de la vida le ha dado mucho peso y le ha robado cada centímetro de belleza. “Cuando la conocí personalmente... le dije: Es usted mi imaginación encarnada. “No pienso acostarme con usted”, me respondió ella”.

“Era muy desconfiada. Creía que todos los hombres querían irse a la cama con ella, sólo porque era cierto. No confiaba en mí porque no podía ver un guión en sus manos”, narró el cineasta en Yo Fellini.

La Dulce Vida, está inspirada en la vida del fotógrafo italiano Tazio Secchiaroli, conocido como el primer paparazzi y quien formó la agencia Roma Press Photo.

Desafortunada en el amor

La bella Anita nunca tuvo suerte en el amor. En declaraciones a un medio londinense la ex modelo aseguró que nunca tuvo pareja sólida producto de su estupidez pero también por creer en los hombres. “Prefiero a mis perros”, declaró Anita Ekberg.

El segundo marido de la actriz, Rick Von Nutter, saqueó todas sus cuentas bancarias al anunciarle, en 1963, que quería divorciarse de él. Le quitó el dinero ahorrado, robó su yate, su Ferrari, obras de arte, joyería; además de los muebles “y hasta mi ropa”, recordó la ex Miss Suecia.

Tampoco le fue bien con su amante Tyrone Power; con Victor Mature y con el propio Frank Sinatra, del cual opinó: “Ése (Sinatra) es otro con el que no quise casarme”.