JUANITA: HEREDERA SIN DIVISMOS Y CON ENCANTO PROPIO

Sin posibilidad de pensarlo, la coyuntura del Coronavirus puso al frente del mítico programa de su abuela con décadas de éxito en la televisión argentina a Juanita Viale. Mantiene los rituales del ciclo, su look hace referencia al estilo señorial y de alta costura que Mirtha estableció para su rol y cada segmento respeta el formato... Sin embargo su imponta propia va abriéndose camino.

Juanita Viale no aspira a ser una "diva" en términos tradicionales. Arremete espontánea con su mirada sobre temas de actualidad, intentando conocer más que sentenciar. Su tono es cómplice e invita a la confidencia. Y con los invitados más cercanos se atreve a la risa y a charlas que a su abuela ruborizarían como "sexting" o algunos segmentos con Benito Fernández o con Gabriel Olivieri (Director de Marketing del Four Seassons).

Le interesa el cuidado de bosques, su huerta, la educación Waldorf, y habla sin pudores de la 'cita a ciegas' con la que conoció a Agustín, su nueva relación sin disimular lo que siente. No va por la pregunta que intimida sino por la complicidad que desnuda. Su belleza irrumpe en la lente y habilita la mirada magnética del espectador que ve en ella, desde esta enorme posibilidad y responsabilidad de las mesas de Mirtha, un camino que comienza con un futuro muy prometedor.