IÑAKI URLEZAGA POR EL CIERRE DEL BALLET NACIONAL: "UN MOMENTO DE RETROCESO CULTURAL"

El primer bailarín Iñaki Urlezaga fue entrevistado por Luis Novaresio para el portal colega INFOBAE y además de hablar de sus presentaciones de despedida, dio su mirada sobre la difícil situación que vive el país:

"Cómo estás viviendo el momento acá en la Argentina. Un momento político que es muy difícil en cuanto a la intolerancia de pensar distinto .

— Es horrible. Yo quisiera saber cuándo va a ser el día que colectivamente nos demos cuenta, por más que sea de uno en uno, cuándo ese día se va a empezar a torcer la brújula hacia abajo, a que empecemos a bajar, a que la intolerancia no sea tanta, a que podamos escuchar. Yo recién tomé un taxi y por poco me mata el hombre, pensábamos de una manera diferente. Nunca me escuchó, nunca pude hablar. "No, porque la gente, la gente", yo no soy la gente, quiero hablar de mí. No hubo forma, el hombre estaba…

— ¿Por la política, por temas políticos?

— Sí, sí, sí. El hombre estaba indignado. Y yo no llegué a exponer mi punto de vista.

— Claro, y era esto. Cómo viviste el cierre de tu proyecto de ballet que dependía del Estado.

— Y, cómo un gran retroceso cultural. Porque yo tardé cinco años, con todo el Estado adentro, para formarlo y el esfuerzo fue enorme, pero es lo que menos me importa porque lo volvería a hacer. Yo quería, porque yo siento que Argentina puede hacer mucho más de lo que estamos viviendo. Entonces después de 200 años de democracia, no sé si es porque yo fui a bailar afuera y siempre sentí que en cualquier país coherente tenés un ballet o real, de monarquía todavía en algunos pocos lugares, o un ballet nacional. Y debajo de todo eso tenés un ballet provincial, municipal, lo que sea. Nosotros como siempre vamos al revés de la historia, primero tuvimos el municipio, que era el Colón, y algunas provincias, pero nunca nada a nivel nacional. Entonces yo siempre luché por tener algo que sea también como un gran ordenador artístico dentro de la Argentina. Porque que haya una unidad, que haya un criterio que tenga que ver con algo que el que baila en Mendoza y el que baila en Buenos Aires también tengan algo en común, que no sean dos entes aislados como son hoy en día que prácticamente podría ser Chile y Mendoza porque no tiene idiosincrasia, no tiene todavía arraigo a una cultura clásica de ballet.

Y bueno, la ley está por suerte, que espero que nadie la vete, pero la ley está en Cultura, que es una ley de Alfonsín del año 86 donde existe la creación como organismo del ballet nacional. Empezamos en Desarrollo porque en ese momento con el gobierno anterior había seguramente muchas más posibilidades económicas de ir por el interior. En ese momento todavía no era Ministerio, era Secretaria de Cultura. Y fuimos con el Ministerio de Desarrollo, hicimos todas las audiciones por el interior. Cuando el ballet se constituye y se arma, y en cierta forma se profesionaliza, y se lo transfiere finalmente a Cultura para hacer uso de la ley, lo cierran. O sea, tampoco entiendo la lógica. Porque si no había dinero pasarlo a Cultura para hacer uso de la ley, con una sede hecha que ninguna compañía de Buenos Aires había obtenido tener. Con cincuenta producciones hechas, toda una ropa que hoy en día a dónde va a ir a parar. Yo creo que es como formar un hijo y después no quererte hacer cargo.

—Pero digo, ¿eso es que no saben o que es un modo deliberado de negar esta posibilidad del ballet nacional?

—Yo no quisiera pensar tan mal de parte de ellos que no quieren tener… ¿no saben o qué?

—O fue una decisión deliberada de…

—¿De no tener un ballet nacional en un Ministerio de Cultura? No quisiera creer que pueden llegar a tener ese pensamiento. Quisiera creer que no encontraron la forma, como me han dicho, económica de sostenerlo.

—De afrontarlo.

—Ahora, yo traté de explicar, yo vengo de un país donde es totalmente liberal. Entonces cualquier lugar, cualquier posibilidad artística y escénica en el Reino Unido vos tenías la obligación de que sea un 51% público, para sostener justamente qué, a los trabajadores que no queden sin su trabajo ni su salario, no te pagan aguinaldo ni…

—Olvidate.

—Nunca cobré un aguinaldo en mi vida. Pero bueno, que tengan la dignidad de su trabajo. Pero tiene que ser lo suficientemente relevante para que el 49% pueda venir de los aportantes privados. O sea si no es bueno no va a venir aportes exitosos en cuanto a los números como para que se pueda desarrollar el espectáculo acorde a las necesidades que el Covent Garden necesita. Pero de esa manera también es absolutamente exitoso y no es deficitario para el Estado, porque solo un 51% de todos esos gastos son los que son subvencionados por el Estado. O sea hay miles de formas. De hecho Cultura tiene una ley de mecenazgo en Nación que tampoco todavía nunca se aprobó. Hay tantas formas también de querer ayudar a la cultura en un país. Donde viniendo más grande creo que hasta es más importante que la educación. Porque vos a un ser humano, a un argentino, le quitás el mate y le quitás una forma de reconocerse en sí misma. Y yo creo que eso realmente es la cultura, es la paideia de un pueblo."