"EL TEST" - CRITICA

Dos amigos y sus parejas, un test que los pondrá a prueba, un planteo sencillo y una resolución muy compleja que los define frente a su escala de valores.

Qué prefieren: ¿100 mil dólares ahora o 1 millón dentro de 10 años? Lo que comienza un juego los llevará a rincones insopechados de sus recuerdos, su estructura de personalidad y desde que lugar evalúa sus decisiones cada uno. ¿Qué privilegian? ¿Qué descartan? La incipiente y clara respuesta de uno de ellos, da lugar a una paleta de matices donde todo no está tan claro...

Jorge Suarez vuelve deslumbrar con su maestría. Construye un personaje adorable e inquietante, irreverente y pulsional. "Héctor" es dueño de un bar, una personalidad de reconocible argentinidad que en ningún momento cae en clichés ni lugares comunes. Suarez busca la complejidad emocional de este hombre de trabajo que más emocional que racional constituye su vida enfocándose, con tropiezos, en lo que cree. Perseverante e inestable con un matrimonio que le sirve de anclaje, norte y fe. Es sencillamente delicioso ver construir a Suarez: inflexiones, transiciones, escenas y silencios. Una intensa clase de interpretación en su mayor manifestación.

Junto a Suarez los grandes trabajos de Viviana Saccone (esposa de Héctor: ecologista y antisistema), Jorge Belloso (Antonio, amigo de la infancia. Millonario dedicado a inversiones millonarias) y María Zubiri (novia de Antonio y reconocida psicóloga).

La obra no da respiro. La risa es el denominador común durante toda la puesta. Una risa que por momentos nos espeja en situaciones hasta políticamente incorrectas, hasta la que se desprende de los gags de la puesta. Pero no será una risa intrascendente... Luego de la obra queda el debate en los espectadores: ¿Haríamos todo por 1 millón de dólares?

Luis Bremer