EL SHOW DEL SENADO CON CRISTINA COMO PROTAGONISTA

Ya descontados los votos positivos para la aprobación del Presupuesto 2018 con el acuerdo con gobernadores, el Senado de la Nación pasó a ser un plafón de exposición de la reaparición política oficial de la Senadora Cristina Fernández de Kirchner.

Desde el ingreso hubo una manifestación de seguidores y dentro del recinto las miradas confluyeron a su presencia, tanto en sus compañeros como en las cámaras de Televisión que sin obligación alguna la transformaron nuevamente en Cadena Nacional. Esas cámaras de televisión que habitualmente evaden los soporíferos debates del senado excepto contados casos.

Sus detractores la tratan como "cadáver político" gozando de plena salud en la difusión pública. Filas afuera pudo haber perdido por mínimos puntos una elección legislativa con el tanque publicitario del gobierno a favor del oficialismo y un partido formado en horas (Unidad Ciudadana), y filas adentro es la figura peronista que reúne máyor cantidad de votos: 30% a nivel provincial y 22% a nivel nacional con mediciones de octubre último.

Cristina habló de la justicia, de sus causas, de la oposición que piensa encarar y encarnar (con intención de alinear a otros partidos detrás de ella) y hasta por una cuestión de formalidad en los tiempos Michetti intentó limitar su exposición recibiendo con rápido reflejo la frase: "Yo le voy a pedir algo: tanto que reclamaban mi presencia, 10 minutos o 15 minutos más para una cuestión tan importante… no les voy a demandar demasiado tiempo" de la ex Presidenta.

En el Senado volvió a eclipsar la mirada opositora a las medidas del oficialismo diciendo: "Voy a discutir todo, sí, ¿sabe por qué? Porque para eso me votaron. Es posible que a usted, al presidente (Macri) y al oficialismo no les guste el tipo de oposición que nosotros hacemos, pero yo quiero decirle algo: a mí no me gusta el gobierno que ustedes hacen, no me gusta nada su Gobierno, pero tienen que gobernar porque los votaron. Y yo tengo que ser oposición".

Reapareció Cristina y quedó claro que no será una Senadora más en el recinto. Las señales informativas ponían en duplex sólo en sus dos exposiciones. Mientras el clima social será determinante en las simpatías legislativas, algunos massistas ya votaron en consonancia con el partido de la ex Presidenta en la Reforma Previsional. Pichetto mira de costado, no sonríe ni gruñe, hábil en las maniobras coyunturales que definen cada momento del paradigmático senado nacional.