DIRECTORES Y LA "TRANSPARENCIA" EN EL INCAA: "ESA BANDERA ES MENTIROSA"

El director cinematográfico Julio Ludueña, vocal y encargado de prensa de la DAC (Directores Argentinos Cinematográficos) explica el conflicto del INCAA de esta manera:

¨Es muy grave lo que está pasando porque la nueva resolución del INCAA (942) prácticamente ha limitado el acceso al fomento al cine argentino, ha cambiado la palabra fomento por financiamiento, y tiende a convertir al INCAA en vez de un instituto de fomento del cine nacional en un organismo bancario que podría (o no) financiar determinados proyectos si los productores cumplen con sus exigencias que son exigencias bancarias de créditos hipotecarios de un nivel por demás severos." comenzó diciendo.

Y agregó: "Esto va a hacer que, prácticamente, deje de funcionar el cine independiente: pequeñas productoras, pymes, directores que por su cuenta hacíamos películas, productoras medianas con veinte o treinta años de trayectoria en la Industria dejen de filmar porque, paradójicamente, los únicos que pueden cumplir con las exigencias que se plantean para acceder al financiamiento son tres productoras que tienen aportes multinacionales y que, paradójicamente, no necesitan el crédito porque se financian a sí mismas¨.

Ludueña, director de una adaptación cinematográfica bellísima y entrañable de Historia de cronopios y de famas (basada en Cortázar, claro), amplía el detalle del conflicto a otro tema nada menor: al problema del acceso al financiamiento se le suma una problemática económica: ¨El vector es el costo de un largometraje nacional que, por Ley, el INCAA tiene que fijarlo y actualizarlo, y esto se ha venido atrasando a lo largo de los años. Pero lo real es que, en este momento, hay otra resolución que acaba de actualizar ese costo de 8 a 10 millones de pesos. Ahí es donde está la parte fundamental del problema: con ese costo a 10 millones de pesos, pero el costo en realidad es de 18 millones de pesos, no de 10. Entonces, esto hace que el que recibe un crédito para filmar una película termina recibiendo (con un montón de dificultades que le impiden prácticamente acceder al credito) alrededor de 4 millones de pesos, con lo que no puede realizar la película¨.

La Multisectorial Audiovisual presentó la semana pasada un recurso de reconsideración al INCAA detallando sus objeciones a la nueva resolución que, ¨por así decirlo, viola la Ley de Cine¨, señala Ludueña. Un conflicto con poca prensa, acaso por ignorancia, acaso por la confusión que generan algunas operaciones mediáticas, acaso por complicidad. Es indudable que el Cine Argentino está en alerta, y que -además de ir contra la corrupción supuesta o real del Instituto- no puede ponerse en peligro a esta Industria aplaudida en los festivales más importantes del mundo, y, claro, por el propio público de nuestro país.

En tanto la multipremiada directora LUCRECIA MARTEL habló del tema y dijo: En una entrevista exclusiva, la directora de Zama señaló: "Este Gobierno, autorizado por las corrupciones del Gobierno anterior, cree que sanear y generar transparencia es un movimiento sencillo y simple. Para hacer eso tenés que tomar decisiones mucho más complejas que las que están tomando. Me parece que este Gobierno necesita entender el fenómeno de la industria del cine argentino, entender que el libre mercado existe cuando dominás el mercado, no cuando no lo dominás como nosotros que somos una colonia de la industria norteamericana. Creo que se equivocan, que tienen que bajar un poco esa bandera de la transparencia, porque esa bandera es mentirosa. Es mentirosa porque la transparencia que están pensando es una transparencia para grandes empresas, no para empresas pequeñas y medianas. Para empresas pequeñas y medianas pueden ser obstáculos y generación de situaciones paralelas como fue siempre el Instituto. Creo que el Gobierno tiene que aceptar su inexperiencia con la cosa pública, y ser un poco más humilde, y sentarse a hablar con la gente que está en la industria y la pelea día a día, y no pensar que la resistencia que puede haber de la gente a ciertas cosas que hacen en el instituto son para mantener los ranchos, los negociados y los chanchullos. Porque todos los medianos y pequeños productores sufren y sufrimos la corrupción mucho más que las empresas grandes. Me parece que tenemos que ser más serios y resolver las cosas que en nuestro país no ha resuelto ningún gobierno¨.

Colaboración periodística: Maxi Legnani