"DEJA VU": CORRIDA, DOLAR, EXPECTATIVAS Y DESANIMO - FUERA DEL SHOW

La corrida cambiaria del dólar, caras de incertidumbre en funcionarios y reuniones de emergencia en Casa Rosada y Quinta de Olivos... Todo tuvo un aire a "Deja Vú" dolorosamente transitado por los argentinos...

Es que no sería la primera, ni la segunda vez que el "agite" de los mercados en la lotería de la economía nos juega esa "mala pasada" que habitualmente, como ahora, pagarán los que menos tienen.

No hace falta ser Friedman o Keynes, sino sólamente "argentino" para comprender la situación. El dólar trepó más de lo esperado siendo la moneda que más se devaluó en el mundo el día jueves. Desde diciembre pasado el peso cayó un 25% de su valor, eso significa que nuestro sueldo cayó en igual proporción ante paritarias achatadas a fuerza de lobby con sindicalistas o en el peor de los casos un "carpetazo" que discipline sus ansias de negociación paritaria.

En medio de este panorama, las autoridades económicas anunciaron otra escalada de las tasas de interés que transforma a las LEBACs en la vedette del mercado de la agitadísima bicicleta financiera cuyos intereses también pagará la ciudadanía... Eso si, con menos prensa negativa que otras medidas económicas tomadas por este y el anterior gobierno. El motivo es claro: coinciden muchos intereses en la especulación financiera que hace que los que tienen capitales tengan un resultado pornográfico en ganancias por esta vía.

Carrió en una cumbre de urgencia sale de Casa de Gobierno para mostrar tranquilidad y coincidencia en el tema tarifas con Aranguren mientras el peronismo se reagrupa con la conciencia que si no lo hacen, desaparece literalmente el partido en la división externa iniciada desde el actual gobierno, o sencillamente en el "round de egos" que tropiezan entre si, puertas para adentro.

Lo paradójico de Carrió, es que fiel a su estilo en una inesperada conferencia de prensa en Balcarce 50 calificó a los supermercadistas de "estafadores" y dijo sobre la corrida cambiaria que "hay que acostumbrarse que el dólar vale", justo en el dia en el que Macri intentaba persuadirnos junto a las autoridades económicas que "el que apuesta al dólar, pierde." Un fallido bien al estilo Lilita.

La moneda norteamericana se retrajo con una batería de medidas y herramientas que incluyen la desaceleración (aún más) de la actividad económica, el ahorro fiscal que incluye una importante baja en obras públicas, el achicamiento de perspectivas para este año y la mirada fija en la proyección de inflación 2018 que para el gobierno sigue siendo del 15% mientras que para más de una decena de consultoras económicas superará el 22%. El dólar bajó, es real, pero no llegó al punto de partida de 24 hs antes. Igual un respiro de alivio se sintió en Casa de Gobierno.

La economía y la política no son compartimentos estancos. La ausencia de dinero en la calle y el aumento disparado de precios (alimentos suben entre 6 y 8% y naftas subiría un 12% en 30 días volviendo a trasladarse a precios) achican los lánguidos bolsillos del ciudadano medio. Gran parte de ellos, que 2 años atrás confiaron en no pagar el impuesto a las ganancias como prometió el actual presidente en campaña y hoy por hoy, solo espera conservar su empleo en medio de un panorama de despidos y retracción en el sector público y privado.

Hay un dato que pocos analistas abordan y ningún medio proyecta: la angustia social de la lógica de mercado.

Los devaneos de las medidas económicas que caprichosamente se disponen en función a coyunturas supuestamente evitables desde el discurso de los funcionarios, los altibajos (más bajos que "alti") que dejan SIEMPRE al mismo sector vulnerable ante su economía, la falta de proyección del ciudadano medio en relación a sus mínimas conquistas como un festejo familiar o un viaje de descanso en el mejor de los casos y en otros, sobre la reducción de su calidad de vida ante la confiscación cotidiana de sus ingresos justificada retóricamente por los mismos que achican impuestos a aquellos que más ganan en la matriz económica del conjunto social.

Bomberos de la coyuntura, la urgencia tapando lo "importante" y una semana que arranca con muchas incógnitas.

¿Macri intentará la estrategia "Monzó" en diputados para evitar la confrontación de poderes por las tarifas llegando a un punto de coincidencia o seguirá con la postura "ni un paso atrás" que sostuvo hasta ahora? ¿El rumbo del gobierno en el sentido económico dará paso al anuncio de un "programa económico" más claro y menos serpenteante? ¿Seguirán inspirando a un sector del poder judicial para seguir con el sainete mediático de algunos personajes como "humo fantasmagórico" que disipe el panorama económico o lanzarán una nueva versión de "Cristina CUCO" para disuadir a quienes están percibiendo que en estos 2 años su situación económica personal no sólo no mejoró sino que empeoró?

La CGT juntando fuerzas y la tríada de referentes uniéndose a Moyano en el contexto sindical preanunciando un paro nacional, el peronismo dejando de lado las heridas del pasado más próximo e intentando una expresión común en un momento de falta de representatividad de un conjunto social, la sociedad entre el peligroso desánimo que impone en este escenario la conciencia clara de quienes gobiernan y quienes son oposición para dar respuestas y dejar de plantear interrogantes.