CRISTINA: LA ORADORA QUE CONGREGA MULTITUDES

Limitada hasta anoche a los contextos más templados con la presentación de su libro "Sinceramente", que se transformó en un récord mundial de ventas, Cristina Fernández de Kirchner se presentó nuevamente en Rosario con el cierre de la campaña presidencial que lleva a Alberto Fernández como candidato del "Frente de Todos" ante una multitud.

Habló y congregó... Emocionó y convocó a la unión... Claramente, Cristina como oradora deja a todos y todas por detrás, a su sombra...

Claridad en lo que desea expresar, la forma en que desea hacerlo y sus tonalidades que acompañan su movimiento y énfasis. Eludiendo los forceps del coaching que se ven en otros candidatos, la ex mandataria es orgánica en estos espacios. Su público la va a escuchar con atención y Cristina mira a cada uno, refuerza los ideales y da un cierre emotivo diciendo: "Si a pesar de todo, todavía estoy parada es por el amor de ustedes" despertando el aplauso de miles.

Cristina compuso un discurso con alto gramaje político, un ideario que referencia a la coalición integrada por el PJ Nacional, Unidad Ciudadana y parte del Frente Renovador y en tiempos de desolación ciudadana (votantes o no del peronismo en cualquiera de sus espacios) invitó a reflexionar y a militar a cada uno de sus seguidores.

Lágrimas, emoción, épica social. El acto tenía un ingrediente mayor al de un cierre de campaña: era escuchar nuevamente a Cristina en un acto político-partidario por definición. Cristina evocó los términos simbólicos "Patria" y "Pueblo" en oposición a Macri que sustituye estos por "Nación" y "Gente". Una perspectiva que diferencia considerablemente en lo discursivo a ambos conglomerados ideológicos.

En 2016 y 2017 fueron muchos los que la llamaron desde "muerta política" hasta "pobre vieja enferma" y descontaban la desaparición del peronismo y la dilución del potencial político de Cristina comparándola con la historia de Menem. Pasó el tiempo y la historia cuenta otra realidad. Muchos de los que hoy dicen profesar la neutralidad comunicacional se sumaron a tropel al apedreamiento mediático de la ex mandataria durante 3 años y hoy pulen sus adjetivos al mencionarla.

Cristina se ubica por encima del barullo coyuntural. Centrada en el escenario frente al Monumento a la Bandera, miró de frente y elevó su mayor poder: Su Palabra... Esa dialéctica propia que la llevó 2 veces a la Presidencia de la Nación por voto popular y la convirtió en la 1ra mujer en llegar a la primera magistratura de la Argentina.