CRISTINA: LA DUEÑA DE LA CENTRALIDAD DE LA ESCENA POLITICA

No importa el cargo que ocupe o si se encuentra en el "llano". Cristina Fernández de Kirchner ocupa el centro de la escena política más allá de su propia decisión o el deseo de sus oponentes que siguen subiéndola al frontón de la grieta y sus argumentos cada vez más endebles ante una realidad social acuciante.

El sábado y mediante un video con palabras empáticas hacia una ciudadanía agobiada con impuestos crecientes, tarifazos y alimentos cada vez más inaccesibles, la ex Presidenta dio un paso al costado en la ambición a los cargos políticos y lanzó a Alberto Fernández como su candidato a Presidente para las próximas PASO dando un "puente de plata" de unidad para todo el arco peronista.

Nuevamente, Cristina marcó la agenda política y despabiló a las decenas de consultoras y especialistas en comunicación contratados por el gobierno que ya tenían dictados los slogan para polarizar directamente entre Macri y la senadora. El sábado fue un momento de desconcierto para los funcionarios del gobierno central que acallaron sus celulares a la espera de nuevas directivas. La imágen de Macri sigue cayendo en las encuestas oficialistas y la intención de voto se disgrega dando amplias posibilidades al arco opositor peronista si logra una verdadera agenda de unidad, gestión y gobierno más allá de las candidaturas.

Para los que argumentaron, a tropiezos, durante las primeras horas del sábado que Cristina no se corrió del poder sino que dio un paso al costado, debe decirse que estratégicamente la senadora no puede correrse de la candidatura de ninguna manera. No por deseo propio sino por su caudal de votos propios que su espacio empuja a que represente en los próximos comicios. Sería torpe en estas instancias y luego de los gestos de unidad que manifestó en distintas oportunidades que la referente política de Unidad Ciudadana mire este tiempo crucial de la Argentina desde afuera.

Macri casi sin reacción, sólo atinó a decir que el país recibido era "inviable" sin más justificaciones de esa expresión. Lo particular del caso es que para millones de argentinos el actual país que deja Macri es más inviable que la vivencia de hace 4 años. La recesión hace mella en la sociedad, el desclasamiento de los sectores medios crujen en la base electoral de Cambiemos, los radicales comienzan a dudar la sociedad electoral con Macri al compás de las elecciones provinciales, la inflación no desciende, y el consumo se derrumba sin pausa.

Unidad Ciudadana y el PJ esperan nuevos aliados hacia el 31 de mayo, fecha límite dispuesta por Gioja para luego cerrar listas hacia el 22 de junio. Será una semana intensa y con mucha información política en medio de un tiempo económico y social que pide a gritos respuestas claras, promesas que se cumplan y gestos genuinos de una dirigencia que debe ponerse a la altura de estas circunstancias. Cristina dio el primer paso y como siempre, marcó la agenda en la que los demás deberán comenzar a reaccionar.