CAPARROS POR TINELLI POLITICO: "ES UNA MUESTRA DE LA ESTUPIDEZ EN LA QUE HEMOS CAIDO"

“Si Tinelli pudiera ser candidato razonable para presidente, yo entonces me volvería a vivir a la Argentina solo para poder volver a irme. Así de desesperado y aterrado." comienza diciendo Martín Caparróz en la revista "Sendero Elegante" que le realizó una nota con motivo del estreno de la película "Soledad".

"Pero me parece extraordinario, es un signo de la mayor inmadurez política que uno pueda suponer: el hecho de que pueda pensarse en alguien como candidato sin tener ni idea de cuáles son sus ideas políticas, económicas o sociales. Nadie sabe qué propondría Marcelo Tinelli para el país. Sin embargo, se habla de que él podría ser candidato para dirigirlo, se hacen encuestas y hay gente que dice que lo elegiría. Es una muestra, para decirlo amablemente, de la estupidez en la que hemos caído." continuó en duros términos sobre las posibilidades políticas del conductor.

Y agregó: "Quiere decir que un tipo, por el hecho de hacer durante veinte años un programa de chistes malos y mujeres semidesnudas, puede ser pensado como candidato. Eso es un signo del desastre”.

¿Qué significa el sujeto Marcelo Tinelli para los argentinos? Caparrós escribió en 1988, algo que nos recuerda en Barcelona, ciudad abierta al mar y refrescada por la brisa de los atardeceres treinta años después: “El éxito que ya estaba empezando a tener el programa de Tinelli era gracias al triunfo del “muchacho común”. La televisión durante mucho tiempo pretendió, con mayor o menor éxito, estar mostrando todo el tiempo algo extraordinario: gente distinta, gente mejor, gente que sabía hacer mejor ciertas cosas. Sin embargo, con Tinelli lo que entró de lleno en la televisión, y en la cultura argentina, es el hecho de que no se necesita hacer mejor ciertas cosas, simplemente lo que vale es hacer las cosas igual que todos, de esa manera mediocre en que las hacen todos. Creo que eso fue lo que hizo que funcionara”, dice el hijo de dos psicólogos de izquierda, Martín Caparrós.