CABRE Y TOBAL: UNA BODA NO APTA PARA CURIOSOS - LOS DETALLES

Faltan apenas unas horas para el casamiento por civil de Nicolás Cabré y María Eugenia Tobal, una ceremonia que sin lugar a dudas dará mucho que hablar.

Prevista para las 15 (aunque muchos aseguran que será a las 10 de la mañana para distraer a la prensa), en el Registro Civil de Avenida Cabildo al 3000, los novios habrían organizado un dispositivo especial de seguridad para que nadie pueda registrar detalles de la boda, ni siquiera la entrada y salida de ambos.

Lo más probable es que mañana veamos vallas y efectivos de seguridad en el lugar, para que ellos ingresen con el auto y se retiren del mismo modo, eludiendo así a periodistas y fotógrafos. De más está decir que quien no quiere saber nada con la prensa es Cabré, ya que María Eugenia siempre tuvo muy buena relación con los medios. Gente cercana a Nicolás, acostumbrada a organizar este tipo de eventos, trata de convencerlo para que acceda a posar al menos un par de minutos frente a las cámaras y así evitar algún posible incidente. Por el momento no habrían tenido éxito.

En cuanto a los invitados, serán sólo familiares y amigos muy íntimos.

El resto podrá saludarlos en la fiesta, en Espacio Pilar II, el sábado 28. Allí tampoco está previsto el contacto con la prensa. Tan "susceptibles" están que informaron a los invitados que habrá personal especialmente dispuesto para evitar que ingresen con cámaras de foto y/o teléfonos celulares.