2016: EL AÑO QUE VIVIMOS EN PELIGRO... - OPINION

Sin lugar a dudas el año que finaliza fue el más trágico para los medios de comunicación y productoras de contenidos audiovisuales. Con el compás de un año recesivo, la impronta de los medios superó al resto de los rubros con radios y diarios vaciados, concurso de quiebra, achicamientos de plantas permanentes en empresas históricas, reducción de proyectos y un año low-cost donde periodistas, productores, locutores y hasta personal actores quedaron fuera del sistema de producción de contenidos.

El primer caso que sirvió de referencia fue el del Grupo 23, que comenzó con el abandono literal de Radio América y sus más de 100 empleados que conformaron una cooperativa y vivieron de donativos además de sostener los gastos fijos de la emisora mientras el Ministerio de Trabajo ignoraba sus reclamos y pedidos de reuniones diciendo que si resolvían su situación debían hacer lo mismo con otras emisoras que atravesaban el mismo proceso. El diario "Tiempo Argentino" se transformó también en una cooperativa de empleados para sobrevivir al vaciamiento de la empresa y resiste hasta hoy con una edición dominical de buena venta.

Luego siguieron CN23 adquirido por Indalo, la empresa de Cristobal López y donde despidieron más de 100 empleados que todavía esperan su correspondiente indemnización. La productora PPT de Diego Gvirtz fue comprada también por Indalo y despidieron al 97% de sus empleados que cobraron una indemnización en 4 cuotas. 360TV también fue cerrado luego de meses de falta de Pago del Sr. Ferreyra (dueño del canal y Radio del Plata que pese a estar 2da en mediciones hizo una reducción de su personal artístico y pagó en cuotas los sueldos a su planta permanente).

La TV Pública ingresó en una nueva etapa con la llegada del nuevo gobierno y también rescindió contratos y despidió a periodistas que brindaban servicios delante de cámara, a la vez que sumó otras caras más relacionadas con la televisión comercial.

C5N también fue achicando paulatinamente su planta permanente de periodistas con retiros voluntarios y algunos despidos que se dieron desde el mes de julio. Finalizando el año, el canal de noticias anunció su mudanza al edificio de Ideas del Sur (de la misma empresa Indalo) mientras despidieron 27 personas de la ex empresa de Marcelo Tinelli y prometen otras tantas para el mes próximo.

En tanto la producción televisiva se redujo a su mínimo histórico en los ultimos 20 años, la inversión estatal para producciones cinematográficas y televisivas fue casi nula y la TV Pública mostró las producciones del BACUA e INCAA del año pasado como únicas ficciones.

Otras radios y diarios habilitaron despidos racionados que no tuvieron tanta difusión pública, como el caso de Canal 26 de Alberto Pierri que comenzó en Junio un proceso de desvinculación de empleados históricos (algunos con más de 15 años de antigüedad) y sólo contrataron servicios tercerizados con la nueva modalidad de trabajo informal, cada vez más común en los medios de comunicación. Sumemos además gran cantidad de medios locales, provinciales y regionales que literalmente desaparecieron sin siquiera ser mencionados en los grandes medios de comunicación donde la voracidad informativa pasaba por la debacle económica, la devaluación, la caída de la actividad comercial e industrial y los procesos contra los ex funcionarios del anterior gobierno.

2016 fue un año olvidable y lamentable donde la acción empresaria no encontró en las autoridades del Ministerio de Trabajo un árbitro lógico de la actividad, no hubo conciliaciones obligatorias ni pedidos directos al empresariado, dejando librados a la buena de Dios al sector más vulnerable de esta actividad comercial: sus empleados.