"LAS AMARGAS LAGRIMAS DE PETRA VON KANT"

por: 
Luis Bremer

Pocas veces me pasó en mi vida de espectador la maravilla que experimenté viendo esta obra que refleja el imaginario de Fassbinder. Literal y directo mi mensaje, casi como el estilo de quien revolucionó el cine alemán en tan sólo 30 y pico de años que vivió. Lo que continúa no es una crítica tradicional y técnica, son las sensaciones vividas en esta obra sencillamente IMPERDIBLE.

Muriel Santa Ana es "potente" y "única",sin dudas una de las grandes actrices argentinas. Estas últimas palabras no son ni por asomo un gesto de adulación, sino una mínima aproximación al trabajo descomunal de interpretación que realiza Muriel metiéndose en la existencia de Petra, transfromándose en ella, haciendo VERDAD la maravillosa simulación teatral. Sus palabras resuenan con el peso propio de la mirada comprometida de la intérprete. Como en las obras de Cocteau, esta dramaturgia no tolera un abordaje que no sea invlucrado y sumamente expuesto desde lo emocional y personal. La expresión cobra vuelo y casi en un pasaje hipnótico pasamos a integrar como testigos y por momentos como voyeurs, la posesiva, desgarrada, y pasional vivencia amorosa de Petra dentro de su cuarto.

Junto a ella, Belén Blanco que interpreta a Karin Thimm, potenciándose junto a Santa Ana formando una danza armómica y turbulenta al mismo tiempo. Sus cuerpos, sus miradas y sus gestos dan cuenta de esos sentimientos despedazados que se unen como partes de un rompecabezas por instantes y luego empujan a Petra nuevamente al desconsuelo, la incertidumbre y el desgarro.

¿Se conocen, se desean o se necesitan? ¿Cumplimos una "función" en el deseo del otro o verdaderamente las parejas se conocen y aman desde un lugar genuino? ¿Cómo amamos? ¿Lo aprendemos? y si es así ¿Cómo lo aprendemos?... ¿Podemos escapar de esa matriz?.

Miriam Odorico intepreta a Marlene que con un silencio atronador por momentos y casi ausente en otros, contiene, contempla y cuida a Petra. ¿Qué las une? ¿Por que sigue estando allí? Su trabajo es tan delicado como el de un orfebre que con mínimos movimientos pone en funcionamiento un complejo reloj mecánico.

Dolores Ocampo, Marita Ballesteros y Victoria Gil Gaertner completan el elenco impecable dirigido por Leonor Manso que deconstruye y resignifica la obra de Fassbinder desde otra paleta de colores emocionales y también los aplicados en ambientación y vestuario.

Alguna vez, saliendo de ver "Mein Kampf, una farsa" de Lavelli interpretada por Urdapilleta, Suarez y Rosetto, entendí lo "REVOLUCIONARIO" del teatro. La obra me empujó a la calle en plena adolescencia, con una nueva vida y otra visión. Ya no era el mismo... Nunca supe como se agradece esa posibilidad inmensa de participar de un "rito" pagano que no interpela en nuestra humanidad. Ahora, con "Las amargas lágrimas de Petra Von Kant" me pasó algo muy parecido. Salí a la calle pleno de emoción, de placer, de belleza y de perturbación al mismo tiempo.

No hay mucho más que decir: VAYAN A VERLA"

Luis Bremer

"LAS AMARGAS LAGRIMAS DE PETRA VON KANT"
Sala Cunill Cabanellas
Teatro San Martin
Miercoles a Domingo 20 y 30 hs